SOLO EN BERLIN - EXPRES (FALLADA, HANS / OCEANO EXPRES)
Imprimir

SOLO EN BERLIN - EXPRES

FALLADA, HANS / OCEANO EXPRES

Artículo: 9945
ISBN: 9786077350972
Tema: FICCION. Subtema: Novela Literaria
País Impresión: ES / 2013
Colección: COEDICION MAEVA
Encuadernación: RUSTICA
Fecha: 06/12/2013
Precio: $U 655,00
ARTICULO DISPONIBLE
OCEANO EXPRES

“El libro más importante jamás escrito sobre la resistencia alemana” Primo Levy

Una impactante novela sobre la dignidad y el valor en tiempos oscuros, escrita por un autor rescatado del olvido.

Situada en la capital alemana a comienzos de la segunda guerra mundial y escrita a la manera de un thriller negro, esta novela tiene como protagonistas a Otto y Anna Quangel, un matrimonio cuyo único hijo acaba de morir en el campo de batalla. Esta noticia resulta devastadora para la pareja, la cual se da cuenta en ese momento del oscuro futuro que le espera a Europa. Pese a ser ciudadanos comunes y corrientes carentes de poder, ambos deciden desafiar al régimen de Hitler.

Sus pequeñas iniciativas (tales como repartir tarjetas postales denunciando al Fürer) constituyen verdaderos actos suicidas que los transformarán en héroes anónimos. Su actitud contrasta con la que muestra la mayoría de sus compatriotas, los cuales fingen indiferencia ante el infierno que se avecina. ...

Sobre el(la) autor(a)

FALLADA, HANS
FALLADA, HANS
 
Hans Fallada es uno de los principales narradores alemanes de los convulsos principios del siglo XX, junto a Thomas Mann, su hermano Heirich, Herman Hesse y unos pocos autores más.

Su obra ‘Pequeño hombre, ¿y ahora qué?’ es considerada por la crítica un clásico de la literatura alemana del siglo XX y recientemente se ha reeditado en castellano.

Fallada, cuyo verdadero nombre era Rudolf Friedrich Wilhelm Ditzen, tomo su pseudónimo de los cuentos de los hermanos Grimm. Nacido en Greifswald, en 1893, fue una personalidad problemática: aunque provenía de una familia de clase alta -su padre era juez del Tribunal Supremo-, arrastró durante toda su vida la adicción a las drogas y visitó más de una vez centros psiquiátricos e incluso la cárcel.

Por si ello fuera poco y, aunque en principio no fue visto con buenos ojos por los jerifaltes nazis, que prohibieron sus obras, posteriormente fue admirado por el mismísimo Goebbels, quién le encargó una obra que exaltase a la nación alemana y a la raza aria.

Como después abominó del nazismo, con el fin de la guerra y la caída del régimen, Fallada fue aclamado como un héroe y nombrado Alcalde interino de la ciudad de Feldberg.